LOS SENIOR Y LA DECLARACIÓN DE LA RENTA (IRPF)

Estamos en plena temporada de la declaración del lmpuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y todavía hoy hay muchas personas mayores (o Séniors) que desconocen la serie de particularidades que esconde el régimen fiscal y que si se aplican bien pueden suponer un ahorro de dinero importante para el declarante.

Cualquier persona (y normalmente las personas mayores son más proclives a sufrir enfermedades y dolencias) si lo puede acreditar, puede pedir que el Centro de Atención al Disminuido (órgano de la Generalitat o equivalente en las demás Comunidades Autónomas) dictamine su grado de disminución y si este es igual o superior al 33 por 100, el mínimo exento del IRPF se incrementa en 3.000.- euros anuales al mínimo exento de cualquier contribuyente y si el grado de disminución es igual o superior al 65 por 100, el incremento es de 9.000.- euros y puede llegar a incrementarse hasta llegar a 12.000e euros si la persona tiene movilidad reducida y necesita ayuda de terceras personas.

En general el mínimo exento de todo contribuyente es de 5.500.- euros; si tiene más de 65 años el mínimo exento es de 6.700.- euros y si tiene más de 75 años el mínimo exento es de 7.900.- euros.

Por otro lado, si la persona mayor de 65 años, vende su vivienda habitual, el incremento de patrimonio estará totalmente exento de IRPF (eso sí, tendrá que pagar impuesto municipal de plusvalía) y si vende otros bienes que no sean la vivienda habitual, el régimen fiscal será benévolo si invierte todo lo que percibe en productos de renta vitalicia, lo que puede ser interesante en algunos casos. Si la persona mayor percibe la pensión por invalidez permanente en grado de absoluta para todo trabajo o gran invalidez, esta retribución está totalmente exenta de IRPF.

Además, si la persona mayor percibe unas rentas inferiores a 8.000.-euros, tiene más de 65 años y convive con su hijo, éste tendrá derecho a la aplicación de un mínimo exento adicional de 1.150.- euros. Si la persona mayor tiene más de 75 años, el mínimo exento será de 2.550.- euros.

Por otra parte, el Impuesto de Sucesiones en Catalunya –al igual en varias de las restantes Comunidades- también prevé reducciones de la base imponible que determina la cuota a pagar cuando el heredero tiene la condición legal de disminuido y para determinados casos que ahora no se pueden analizara en detalle y que dejamos para un posterior post.

Como ven la normativa fiscal no es excesivamente espléndida pero si se aplica con atención y conocimiento de causa, con el apoyo de un profesional especializado, se pueden ahorrar algunas cantidades de dinero, ahorro que puede repercutir obviamente en la mejora de la calidad de vida de la persona mayor, especialmente, si se halla delicada de salud.